¿𝐐𝐔𝐄 𝐓𝐈𝐏𝐎 𝐃𝐄 𝐓𝐑𝐀𝐂𝐂𝐈𝐎𝐍 𝐓𝐈𝐄𝐍𝐄 𝐓𝐔 𝐕𝐄𝐇𝐈𝐂𝐔𝐋𝐎?

El término tracción en un vehículo se refiere a la transmisión de la fuerza del motor hacia el eje delantero, trasero o ambos, que llegará finalmente a las ruedas.

𝓕𝓦𝓓

Front Wheel Drive o tracción delantera: es la típica entre los tipos de tracción que uno encuentra. Es donde la fuerza motriz viaja a las ruedas delanteras. Es el tipo de tracción que vemos con mayor frecuencia en los autos y camionetas que no tienen tanta potencia: de gama baja y media. Estos autos tienden a sufrir de subviraje en las curvas cuando se les exige más de lo normal; es decir, que la parte delantera del auto se sale del trazado.

𝓡𝓦𝓓

Rear Wheel Drive o tracción trasera, otra típica entre los tipos de tracción. En este caso son las ruedas del eje posterior las que reciben la fuerza del motor y empujan al vehículo. Lo podemos encontrar en autos con mayor potencia y en la mayoría de los autos de competencia. Este tipo de tracción se ha vuelto un sello distintivo de los muscle cars norteamericanos. Cuando se les exige de más, estos tienden a sobrevirar ( llantas traseras se dirigen al exterior de la curva).

𝓐𝓦𝓓

All Wheel Drive o en todas las ruedas: es la tracción a las cuatro ruedas en forma total y permanente. Apenas encendido el vehículo, las ruedas reciben la fuerza del motor. Esta hecho para conducir en terrenos de escasa adherencia o pistas mojadas por la lluvia. Este sistema utiliza un diferencial central que tiene la función de igualar la tracción en cada rueda por separado para mantener un control total del vehículo. Es el tipo de tracción que se encuentra en camionetas más orientadas al confort que a las emociones off-road.

4𝓦𝓓

Four Wheel Drive, tracción 4×4 conectable, es la tracción total a las cuatro ruedas, pero a diferencia de la AWD, no es permanente, sino que se puede decidir en qué momento usarla. Es decir, trabaja a voluntad del conductor, permitiendo seleccionar el bloqueo de los dos ejes o de uno solo a voluntad propia y su uso se da sobre todo en terrenos agrestes.

4𝓧4

Es la tracción clásica y más conocida, donde la fuerza del motor se reparte en proporción 50 % – 50 % entre los ejes delanteros y traseros de un vehículo. Pero al no tener diferencial trasero, no puede ser usada todo el tiempo, por lo que tiene sus modos 2H (convierte la fuerza 4×4 a 4×2), 4H (funciona como una 4WD, con fuerza en cada una de las cuatro ruedas) y 4L (funciona como una 4×4 real, con fuerza pareja en los ejes). En este tipo de configuración 4X4, utilizar la tracción en las 4 ruedas todo el tiempo, no es recomendable, para eso se cuenta con diferentes modos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button
Abrir chat
1
Hola. ¿En qué podemos ayudarte?